Un cambio en la forma de viajar

Sin duda lo que ha sucedido (y lo que sucederá) en estos meses alrededor del mundo cambiará todo lo que refiere a viajes y turismo. La forma en que hasta este marzo 2020 nos movíamos por el mundo ya no volverá a ser normal y por eso mismo, habrá que estar preparados para lo que se viene.

Personalmente, y con la experiencia que el haber estado viviendo de viaje durante más de 8 años creemos que esta puede ser una oportunidad para un cambio positivo en la forma en que a partir de ahora muchas de las personas elijan recorrer el mundo.

Y en ese cambio, es que, quienes creemos en un turismo consciente, fuera de las masas y sustentable ojalá juguemos un papel más relevante que el que hemos ocupado hasta ahora.

Quizá sea finalmente el momento de dejar atrás la era de los paquetes estándar a destinos estándar, de viajes express al otro lado del mundo, de excursiones que coleccionan ciudades y sellos en lugar de experiencias, y quizá también de las agencias impersonales.

Por otro lado, estamos seguros de que a partir de ahora los viajes gestionados por especialistas en cada destino pasarán a ser más importantes. De seguro querrás que alguien te asesore en primera persona de cómo es la situación en el país que visitarás, y sobre todo: que alguien que entienda todas las regulaciones tanto en tu país como en el de destino, te pueda dar asesoramiento personalizado y actualizaciones constantes.

El planeta nos ha demostrado que el hacer largos viajes en avión por solamente unos pocos días ya no es sostenible y es por eso que las rutas de más de 10 – 14 días empezarán a tomar más relevancia que antes. Creemos que a partir de ahora será importante priorizar viajes los cuales una vez llegues al país de destino, puedas viajar lo máximo posible por tierra usando coches, trenes y otros medios de transporte.

Quizá este sea un momento ideal para reflexionar y darnos cuenta de que aún siendo el planeta un lugar enorme y hermoso, hasta ahora, casi todos los turistas del mundo (Independientemente del país a visitar) se aglomeraban en los destinos más famosos y comerciales, creando esto congestiones y sobre todo: falta de interés por los locales, mala distribución de los ingresos del turismo y experiencias insípidas.

Quizá sea entonces el momento de abrir nuevas rutas, de animarse a ir más allá, de atreverse a sacrificar la foto por el valor de una experiencia y de lanzarse a salir de las burbujas turísticas para realmente conocer modos de vida y tradiciones diferentes. De seguro esto diversificará los ingresos del turismo y también, generará experiencias mucho más reconfortantes, memorables y de aprendizaje para el viajero.

 

Por último viajero, en este artículo queremos invitarte a que esta crisis no apague tus ganas de conocer el mundo y a que en cambio ojalá tus ganas de recorrer nuevos caminos se despierten aún más. Luego de esta pandemia, mucha gente estará feliz, orgullosa y agradecida de que los vayas a visitar. Necesitaremos demostrar que confiamos el uno en el otro, y que más allá de las políticas, nos apoyamos como seres Humanos.

Viajero, te invitamos a que luego de que el mundo “reabra sus puertas” puedas volver a caminar por el mundo, pero recuerda: prioricemos los pueblos en lugar de las ciudades, las experiencias a las fotos, los trenes a los aviones y sobre todo: la confianza por sobre la duda.

Namaste amigos,
Un abrazo
Pame & Martín – DestinOriente viajes